Archivo del Autor: Moonage Tubercle

Reseña de ‘Flock, colibri, oil’ en Rockdelux n.º 89 (septiembre 1992)

Rockdelux n.º 89 (septiembre 1992)

Reseña escrita por Quim Casas.

***

«Flock, Colibrí, Oil» posee el mismo tono incandescente del anterior y primer trabajo de los bilbaínos Cancer Moon, «Hunted By The Shake»: garage feroz sin fisuras ni contemplaciones, noise, Detroit y algo más. Cosas importantes, pero no muy determinantes a tenor de los resultados, han ocurrido entre disco y disco (ver RDL 88), pero quizás el impacto inicial se haya amortiguado algo, como ha sucedido con otras bandas de similar estirpe —Desechables, Pantano Boas, Los Bichos—.
Cancer Moon, no obstante, siguen engendrando chispas de verdadera electricidad —la guitarra que no cesa en «Stocks«, la pieza más redonda del disco junto a «Ink«—, siguiendo directrices básicas y desnudas de todo artificio. Incluso cuando suenan algo miméticos pueden generar un toque de distinción, y el oscurantismo siniestro de algunos de sus pasajes —»Indians«, una home recording con guitarra dislocada, percusiones lúgubres y voz malsana— casa bien con la tensión sonora y la incisión rítmica que supuran las restantes estrías del disco.

Reseña de ‘Flock, colibri, oil’ en El Diario de Cádiz (1992)

Reseña aparecida en el Diario de Cádiz y firmada por S. C.

***

PERSEVERANTES Y HONESTOS

Cancer Moon ■ «Flock, Colibri, oil» (Munster Records)

Dos años después de que impresionaran con su primerizo «Hunted by the Snake», los bilbaínos Cancer Moon vuelven a las andadas con su esperado segundo álbum. Nuevas canciones, nueva formación —dando entrada a Alvaro Irizar al bajo y a Arturo García a la batería— pero similares, que no repetldos, planteamientos. La incontenible fuerza de su música se conduce hábilmente en torno al universo de las seis cuerdas, tramando pequeños mundos en forma de canciones donde la guitarra de Yon Zamarripa abre camino para que José Anitua coloque su voz. Grabado en los estudios Le Chalet de Burdeos, «Flock, Colibri, Oil» aparece como un notable nuevo paso en la carrera de una banda dispuesta a perseverar en el rock alternativo de forma coherente y acertada. Ojalá pudiéramos contar con algunos más como ellos.

Entrevista en Rockdelux n.º 88 (julio 1992)

Rockdelux n.º 88 (julio-agosto 1992)

Blas Fernández dirigía esta entrevista coincidiendo con la publicación del segundo álbum de Cancer Moon. Publicada en verano de 1992, hay en ella información interesante sobre la preparación del disco, el cambio de formación, los problemas con Polar, las ediciones y distribución internacionales planeadas por Munster (de las cuales no se ha encontrado otra prueba) y los planes para autoeditar una cinta en septiembre de 1992 (siguiendo con el concepto de autoproducción que ya hicieron público en la entrevista de Devórame en junio de 1990).

Sigue leyendo

Artículo en Devórame, El Diario Vasco (julio 1992)

De la pluma de Iñaki Zarata, este artículo gira en torno a la publicación de Flock, colibri, oil, haciendo un breve repaso de su carrera discográfica, sus tribulaciones con Polar Records y la grabación de ese segundo disco, explicando la salida de Jesús Suinaga y el posterior cambio de formación.

Sigue leyendo

Programa de Actual (enero 1993)

Breve nota sobre Flock, colibri, oil aparecida en el programa del festival Actual (Logroño) en enero de 1993.

***

Sonido incandescente, garaje feroz sin fisuras ni contemplaciones, es lo que nos ofrece el segundo trabajo de estos bilbaínos. En directo sus temas generan chispas de verdadera electricidad, siguiendo directrices básicas. Su oscurantismo siniestro casa bien con la tensión sonora y la incisión ritmica. (Entrada Libre.)

Breve sobre versiones de Scientists y Suicide en Ruta 66 (1992)

Por Fernando Gegúndez.

***

Cancer Moon, con Niko de MCD como reciente bajista, y La Secta, aportan sendas versiones de Scientists y Suicide en los LPs tributo a aparecer en Dog Meat y Munster respectivamente. Los dos correspondientes a Cancer Moon aparecen también en el CD del tan bien recibido «Flock Colibri Oil». En cuanto a La Secta, el cambio de su guitarra Patxi por Parblo (solista) y Roper (rítmica) parece resultar a todas luces positivo. El concienzudo Roper ya arrastra experiencia como bajista de La Casa del Amor y los mismos Cancer Moon.