Archivo

Reseña del concierto del BAM en ‘La Vanguardia’ (septiembre 1995)

Imagen tomada de La Entradoteca

Ramon Súrio, habitual de Rockdelux y La Vanguardia, insertaba en este último medio un breve comentario sobre el concierto de Cancer Moon en la barcelonesa Plaza del Rey, dentro de su crónica del último día del festival BAM de 1995 en dicho escenario, enmarcado aquel como siempre en las fiestas grandes de la ciudad, La Mercè.

Si bien se trata de un comentario demasiado sucinto ―concentrándose la crónica de Súrio en el resto de artistas con los que Cancer Moon compartía escenario: Albert Pla, Cheralee Dillon y Tindersticks― y no demasiado entusiasta, nos da idea de cómo, reducidos en su última fase al primigenio formato de dúo, Josetxo y Jon adaptaron sin remilgos su puesta en escena a una disposición «no rock» para evocar el peculiar sonido avanzado por Moor room, distinguido en enero con la vitola de disco del año según Rockdelux. Como siempre, son bienvenidos los comentarios, especialmente si estuvisteis allí…

***

[…] Tras [la actuación de Pla], se acabaron los apretujones y pudimos escuchar con comodidad a Cancer Moon, un grupo clave de la escena alternativa española, que pasó sin pena ni gloria. En formato de dúo, con bases rítmicas pregrabradas y la sola ayuda de una guitarra eléctrica, tejieron su maraña sónica donde se adivinaban ecos de Stooges, Mc5 o Suicide. […]

Ramon Súrio

Reseña del concierto del Festival de Ruido (Madrid) en ‘Rockdelux’ n.º 95 (marzo 1993)

Párrafo dedicado a Cancer Moon de la reseña de Félix Suárez del Festival de Ruido, cuyo policéfalo cartel compartían hasta cinco bandas de Munster Records en aquel momento: Patrullero Mancuso, Parkinson D.C., La Secta, Penelope Trip y los propios Cancer Moon, que salieron en cuarto lugar. Según se detalla en la reseña, a pesar de que la hora de comienzo anunciada era las diez de la noche, la primera banda, Parkinson D.C., no empezó hasta las doce, por lo que cabe suponer que el concierto de Cancer Moon arrancó a eso de las tres de la mañana…

***

Festival de Ruido

The Revolver Club, Madrid, 13 de febrero

Sus paisanos CANCER MOON despertaban gran expectación, ya que nunca habían tocado por estos pagos a pesar de que desde su primer álbum, “Hunted By The Snake”, han estado muy bien considerados. Psicodelia malsana, obsesiva, elucubrante en algún momento; el quintento crea una atmósfera que no busca tanto la inmediatez de las demás bandas como una autoafirmación de su peculiaridad. Quizás la densidad de sus composiciones resultara algo espesa para tales horas. Habrá que verles en un contexto más cómodo para ellos y sus fans, que no son pocos.

Rueda de prensa de Actual 93 (1993)

Desconocemos si el mismo firmante de la crónica del concierto cubrió la rueda de prensa ilustrada en la imagen con este breve.

***

El ambiente psicodélico de “Cancer Moon”

Los miembros del grupo bilbaíno “Cancer Moon”, que actuaba ayer en Logroño dentro del programa musical de Actual ‘93, considera que el movimiento “underground” es muy puntual, pero hay mucha relación entre los grupos, todos se interesan por los mismos problemas, y ello hace que formen un frente común sin competencia”. Josetxo Anitua, uno de ellos, calificó el estilo de este conjunto vasco como “musica rock”, sin ponerle más etiquetas, y explicó que se mantienen al margen de la música comercial. Anitua apuntó además que “tenemos un sentido de la independencia que nos lleva a hacer realmente lo que queremos”.

Los temas que componen Josetxo Anitua y Jon Zamarrita [sic], señalaron, “tratan sobre nuestra propia vida y sobre las sensaciones que tenemos acerca de lo que pasa a nuestro alrededor”. Esta filosofía se concentra en sus dos únicos discos: “Hunted by the snake”, editado en 1990, y “Flock. Colibri. Oil” [sic], en 1992. Los organizadores de Actual ‘93 catalogaron este último trabajo en la línea del “sonido incandescente, garaje feroz sin fisuras ni contemplaciones”, y adviertieron que, en directo, “sus temas generan chispas de verdadera electricidad, sin perder las directrices básicas y un cierto oscurantismo psicodélico“. / Foto: E. del Río

Breve reseña del concierto de Actual 93, ‘Rockdelux’ n.º 94 (febrero 1993)

Extracto de la reseña sobre el festival Actual publicada en el n.º 94 de Rockdelux, firmada por Estíbaliz Espinosa.

***

[…] En un ambiente semiclandestino, por tratarse de un bar de los subterráneos de Logroño, CANCER MOON nos envolvió con su música introvertida, atmosférica e internacional. Los bilbaínos Josetxo Anitua (voz) y Jon Zamarripa (guitarra) resultaron tan radicales e indómitos en el escenario, sin artificios y con recuerdos del underground como ya intuíamos por sus discos. En una atmósfera asfixiante lograron una comunión perfecta con el público a través de la plasmación de su segundo LP, «Flock, Colibri, Oil». […]

Reseña de ‘Flock, colibri, oil’ en la ‘Guía Semanal de Segovia’ (1992)

Reseña firmada por Luis Mario Quintana, alias El Profe, en la Guía Semanal de Segovia en una fecha a determinar (Gracias a Matilde por la identificación del medio).

***

Hace ya más de dos años que consiguieron grabar su primer álbum («Haunted by the snake») y desde entonces han pasado un período de incertidumbre y dudas respecto a su futuro. Afortunadamente todo acabó y Munster Records nos devuelve a este grupo del País Vasco con un nuevo elepé. Cancer Moon es un banda de muchos quilates que maneja con envidiable seriedad los ambientes más agrios y oscuros del rock con una intensidad y maestría como pocos en este país. Una buena mezcla y producción de Thiery Duvigneau (alias Kid Pharaon) pone la guinda a uno de los mejores trabajos que se han hecho en España dentro de su contexto. Y Jon Zamarripa (su guitarrista y principal compositor) como un músico de primera línea, Intenso, agresivo y con mucha personalidad.

Breve sobre grabación en ‘La jungla sonora’ en Ruta 66 n.º 82 (marzo 1993)

Breve redactado muy probablemente por Fernando Gegúndez en el que se anuncia la posible edición de un maxisingle en Munster con posterioridad a la aparición de Flock, colibri, oil. Este hecho nunca se consumó pero la grabación vio la luz finalmente en la TV tape.

***

Cancer Moon, viviendo su mejor etapa en directo, pasaron ya por La Jungla y ofrecieron un inolvidable set acústico con percusión que nos recordó a su mejor etapa de grupo casero. Alguna de estas canciones irá a parar a un maxi próximo a editar por Munster.

Reseña de ‘Flock, colibri, oil’ en ‘Abus Dangereux’ n.º 28 (octubre-noviembre 1992)

Cancer Moon y 'Flock, colibri, oil' en la Abus Dangereux n.º 28

Reseña publicada en la revista francesa Abus Dangereux y firmada por C. M., posiblemente Cécile Mirebeau, una de las colaboradoras habituales de Abus en los años noventa, medio en el que a la sazón también participaba Jaime Gonzalo, aludido en el texto sin nombrarlo.

***

Musicalement, je préfère cet album au premier. La valse ininterrompue de la guitare, le long ruban sonore et inspiré sont peu différents. On sent, cependant, que le métier est mieux rentré, ce qui se traduit par un jeu plus subtil et équilibré de la part des musiciens (passés de trois à quatre). Et rien n’empêche les variations de rythmes et d’intensité. Le disque a été réalisé au Chalet et —c’est précisément là que le bas blesse— produit par Yon & José (chant et guitares), les deux piliers du groupe. Tout ce qui est vocal, surtout, souffre de bâillonnement, de tendances à l’étouffement, sûrement involontaires mais apparentes et gênantes. Ces manquements au respect des proportions portent un peu préjudice au son et me pousse à croire que le producteur précédent aurait dû être conservé. Ce serait dommage de se laisser arrêter par ce problème. Cette sorte de rock proche par exemple de celui des excellents Dirty Hands (Cancer Moon sont Espagnols) trouve sa meilleur définition dans le titre du premier LP du groupe: hanté par le serpent… un soir de pleine lune de préférence.

Traducción:

Musicalmente prefiero este álbum al primero. El baile ininterrumpido de la guitarra y la amplia e inspirada paleta sonora son muy parecidos. Se percibe, sin embargo, que el oficio está mejor encajado, lo cual se traduce en un juego más sutil y equilibrado por parte de los músicos (que pasan de tres a cuatro). Y nada entorpece las variaciones de ritmos y de intensidad. El disco ha sido realizado en el Chalet y está —es precisamente ahí donde se resiente— producido por Yon y José (cantante y guitarrista), los dos pilares del grupo. Toda la parte vocal, sobre todo, está amordazada, con una tendencia a apagarse seguramente involuntaria pero notoria y molesta. Estas carencias con respecto a las proporciones suponen un pequeño perjuicio al sonido y me hacen creer que deberían haber conservado al productor anterior. Sería una lástima verse frenado por este problema. Este tipo de rock, cercano por ejemplo al de los excelentes Dirty Hands (Cancer Moon son españoles), tiene su mejor definición en el título del primer LP del grupo: encantado por la serpiente… preferiblemente en una noche de luna llena.