Reseña de ‘Flock, colibri, oil’ en Ruta 66 n.º 75 (julio-agosto 1992)

Cancer Moon en Ruta 66 nº 75

Reseña de Ignacio Julià para Ruta 66.

CANCER MOON «FLOCK, COLIBRI, OIL»
Munster

Después de un sensacional primer elepé —«Haunted By The Snake»— una de las promesas del rock underground nacional se veía frenada en su impulso por culpa de una discográfica que nunca supo qué hacer con ellos. La historia de siempre. Tres años han tardado en volver a levantar cabeza, y lo hacen con una grabación que es una clara afirmación de que han mantenido intactos su carisma y su potencial. Grabado en Burdeos, en los estudios de Kid Pharaon —que produce, orquestando una sonoridad menos elaborada, más cutre que en el anterior LP—, «Flock… » traduce a música el inhóspito mundo interior de Jon Zamarripa. Y lo hace sin consignas de ningún tipo. Aquí no valen las etiquetas, sólo la comunicación sin paliativos, la descarga eléctrica articulándose en liberación emocional. Los universos paralelos visitados por esta música se caracterizan por una ponzoñosa densidad, una venenosa intensidad. Los nuevos Cancer Moon pueden ser apabullantes, dinámicos o melódicos, pero también inquietantemente atmosféricos. Pocos grupos tenemos en territorio nacional con tanta… uh… personalidad. Lo único que se les podría tirar en cara es lo críptico de las letras —¿dónde van con un título así?—, pero sospecho que no sabrían ser más transparentes. Es su estigma, y su grandeza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.