Perfil de Primitivos en Muskaria n.º 21 (mayo 1984)

Muskaria n.º 21. Primitivos

KOLEGA despachaba este desenfadado breve para dar cuenta de Primitivos y su nueva maqueta desde el número 21 de Muskaria:

***

PRIMITIVOS

Sospechosos de la práctica de canibalismo y convictos de los ritmos salvajes. Trogloditas asfálticos y exponentes, con clase, del rock minimalista. Anclados, en cuanto a nombre, en la era cuaternaria pero con la cabeza, en cuanto a música, metida en la gloriosa época de las bandas de garaje.

Cuatro canciones, que no van más allá de los siete minutos en total, para una maqueta que rezuma frescor hasta en los intervalos silenciosos y que es la sensación de la temporada en las emisoras bilbaínas. Con unas maneras rudimentarias —excepto el guitarrista, los demás componentes hacen sus primeros pinitos en el mundo de la farándula— y unos medios más bien escasos, construyen un repertorio repleto de parafernalia ancestral y letras corrosivas que, estate atento, será puesto a la venta en forma de cassette.

Totalmente clásicos cuanto a instrumental (guitarra, bajo y batería), no lo son tanto en cuanto a voces: perdida en la profundidad de ultratumba, saliendo de abismos insondables, total y absolutamente primitiva (cavernícola diría yo), la voz pasa por ser el elemento ornamental indispensable, de un conglomerado sónico que rinde culto y pleitesía a las atmósferas siniestras de los primeros VELVET, a los climas desenfadados de los segundos BEACH BOYS y a los susurros alcohólicos de los terceros RAMONES iY a ti que te parta un rayo!

Pero como aquí somos muy nuestros y nos jode cantidad que vayan repartiendo tanto culto y a tanta gente, mientras a nosotros ni nos saludan, pasamos de ellos. ¡Ni siquierda te los presentamos! Bueno, para satisfacer tu curiosidad y despertar tu libido, podemos susurrarte que sustituyendo al bajista oficial de la banda (desvirgando inglesas en el imperio británico) está en estos momentos con LOS PRIMITIVOS la bajista que hiciera el indio, con mucha clase eso sí, con VULPESS (otras que tenían cantidad de primitivismo en sus venas).

Recomendamos, por si no te habías dado cuenta de que todo lo anterior era apología del terrorismo primitivo, audiciones repetidas de maqueta tan acojonante y reclamamos tu atención por si algún día pierden la timidez y deciden subirse a un escenario. ¿Que cómo se titulan tas canciones, dices?: Ni puta idea – ¿Y que más da? A primitivear se ha dicho.

Deja un comentario