Entrevista en Rockdelux n.º 88 (julio 1992)

Rockdelux n.º 88 (julio-agosto 1992)

Blas Fernández dirigía esta entrevista coincidiendo con la publicación del segundo álbum de Cancer Moon. Publicada en verano de 1992, hay en ella información interesante sobre la preparación del disco, el cambio de formación, los problemas con Polar, las ediciones y distribución internacionales planeadas por Munster (de las cuales no se ha encontrado otra prueba) y los planes para autoeditar una cinta en septiembre de 1992 (siguiendo con el concepto de autoproducción que ya hicieron público en la entrevista de Devórame en junio de 1990).

***

CANCER MOON. EL RETORNO DE LA SERPIENTE.

Su debut fue uno de los buenos discos de rock de los dos últimos años, probablemente el primero importante en aparecer en la década de los noventa. Que se sepa: son de Bilbao, han tenido mala suerte con su compañía de discos y ahora regresan con nuevas esperanzas y un segundo LP. BLAS FERNANDEZ se fuga con ellos.

Fue a principios del 90, y me cogió de sorpresa. “Hunted By The Snake”, el debut discográfico de Cancer Moon, era un punto y aparte en la producción nacional. O punto de fuga, como recuerdo que le comenté a Santi Carrillo. A partir de ahí —un disco equiparable en calidad e ideas a cualquier plástico underground del exterior— cualquier cosa podía pasar en nuestra escena. Había otros trabajando en esa dirección  incluso precedentes importantes —el “Full Blood Crash” de The Pantano Boas, por poner un ejemplo—, pero lo de Cancer Moon era mucho. Un disco lleno de rabia y buenas canciones en el que cristalizaban apuntes hechos desde grupos anteriores: Los Raros —donde milito Yon Zamarripa— y Jugos de Otros —donde lo hizo Josetxo Anitua— con brillo imprevisible.

Un disco redondo, se mire por donde se mire. Desde la abrasiva obertura de “Ramblin'” al surco sin fin de “Voice Of The Sax”, los de la luna en cancer se despachaban a gusto con once temas impecables, en los que la psicodelia dura y las guitarras sucias tejían un sonido envolvente, y las melodías arrebataban por su pura y simple belleza. Declararon luego no estar muy conformes con la producción de Jaime Gonzalo, pero parece que esto fue resultado más de la mala relación durante la grabación que de disconformidad con lo que finalmente llego al oyente. Por cierto, en todo este tiempo no he encontrado a NADIE que tras la escucha de “Hunted By The Snake” me dijera que no le gustaba.

Y luego estaba su directo. Crudo y electrico como pocas veces hasta esa fecha se había visto en bandas españolas. Probablemente fueron los primeros, quizás por casualidad. La punta de un iceberg que ha seguido dando sorpresas de grueso calibre. Fue hace poco mas de dos años, pero por la evolución del rock underground nacional, o simplemente por su salida de las catacumbas, podría parecer que han sido diez. Fue triste comprobar que tan impactante arranque para una carrera llena de expectativas se veía cercenada de golpe y porrazo por la incompetencia e inexplicable mala leche de una discografica buitrona.
Bien, hemos tenido que esperar bastante, pero llego el momento. El regreso de la serpiente ya tiene forma redonda y nombre sonoro: “Flock, Colibri, Oil”; un disco tan increíblemente bueno como su predecesor, propiciado por una de las pocas independientes honradas que le quedan a la piel de toro, Munster Records.

¿Que ha pasado en todo este tiempo?
(Josetxo). Muchas cosas. La primera banda se separó al acabar los concertos de verano del 90, y montamos otra formacion. Polar Records, que en principio nos tenía que grabar dos discos, nos dijo que el segundo no lo hacía, pero que tampoco nos daba la carta de libertad, así que simplemente tuvimos que esperar a que el contrato terminara. Había otra compañía interesada, Romilar-D. Hasta febrero del 91 estuvimos pensando que íbamos a grabar con ellos, incluso habíamos montado una nueva banda y preparado los temas del disco, pero finalmente no llegaron a ningún acuerdo con los de Polar, que creo que les pedían algo mas de millón y medio, y Romilar no estaba entonces en un buen momento económico. Luego estuvimos en contacto con Oihuka, pero tampoco llegamos a ponernos de acuerdo. Al principio estaba claro, pero, como parece ser que el disco de Los Bichos no les funcionó demasiado bien, decidieron cambiar de línea.
(Yon). En diciembre del año pasado, cuando ya había acabado el contrato con Polar y éramos libres, la gente de Munster se puso en contacto con nosotros. Con los de Polar todavía tenemos el tema en los abogados, porque si te deben dinero y no te pagan nunca, tienes que hacer algo. Me gustaría hacer una llamada con respecto a este tema para que la gente se conciencie y se asocie, estas historias acaban saliéndote muy caras. Las discográficas te toman el pelo, y los grupos estamos indefensos ante estas cosas.

Pero lo de Polar fue muy heavy…
(Yon). Sí, realmente no solo se portaron mal con nosotros. Sabemos que a otros grupos, como los Vancouvers, siempre les han estado poniendo cortapisas y problemas. A nosotros todavía nos deben bastante dinero. Ni siquiera nos querían pagar las televisiones; estabas allí sudando bajo los focos y ellos querían quedarse con toda la pasta; en plan empresario… muy fuerte.
(Josetxo). Cuando los de Munster se pusieron en contacto con nosotros preparamos una nueva banda, por fin grabamos el disco y ahora estamos preparando el directo. Todo eso ha pasado desde “Hunted By The Snake”.

La nueva banda a la que se refiere Josetxo incluye a Alvaro Irizar (bajo), Arturo García (batería) y Alfonso Arana (guitarra).
Ya no está Jesus Suinaga, el anterior batería que parecía miembro fijo en el grupo…
“No, esta trabajando en IZ, produciendo bastantes de los discos que salen al mercado grabados desde ese estudio. Y ademas estuvo con Los Bichos.
Tenemos muy buena relación con él, pero como anda tan liado con su trabajo no lo hemos cogido para el nuevo LP. No ha habido ningún tipo de mal rollo, lo que pasa es que estamos bastante lejos, nosotros en Bilbao y el en San Sebastián, y hacerte ciento cincuenta kilómetros cada dos por tres es un rollo, sobre todo si estas trabajando en otra cosa”.

¿Se puede decir que Cancer Moon ha dejado de existir en algún momento a lo largo de estos dos años?
(Yon). No, no se puede decir. Nosotros siempre hemos estado ahí detrás, con un grupo preparado. Lo que pasa es que muchas veces no te interesa tocar en directo si estás pensando en grabar un disco; queríamos hacerlo lo mas fresco posible, sin los retoques que te va dando el tocarlo sobre un escenario.

Supongo que lo que sí habréis hecho es componer un montón de temas nuevos…
(Yon). Sí, hemos sacado muchas canciones nuevas y, bueno, preparando los directos con gente que entraba en el grupo y que a lo mejor luego no servía. Es algo que lleva mucho tiempo…

…y trabajando con otros grupos.
(Jon), Jose estuvo trabajando con Josetxo Ezponda, el de Los Bichos.

En el “My Def Pink Love”.
(Josetxo). Sí, muy bien, la grabación fue muy rápida, en los mismos estudios donde hemos hecho “Flock, Colibri, Oil”. Solo colaboré en un tema, y había mucha gente, fue bastante divertido. Tuve la oportunidad de conocer el estudio, que me gustó tanto que luego grabamos allí (se refiere Josetxo a los estudiios Le Chalet, de Burdeos, que por lo que cuentan de su relación calidad-precio se han convertido en la meca de los grupos vascos).

Comentabais que cuando los de Munster os ofrecieron grabar ya estaban preparadas las canciones del LP…
(Yon). Sí, en realidad estas canciones estaban compuestas desde hace año y medio.
(Josetxo). El año pasado ya teníamos preparadas veinticinco para grabar. Lo que hemos hecho ha sido escoger unas cuantas. De todas maneras hoy tenemos muchas más, y esperamos poder grabarlas pronto, cuanto antes, no queremos que se hagan viejas. Para el disco seleccionamos las que mas nos gustaban.
(Yon). Pero ha sido difícil, hemos tenido que dejar en el tintero bastantes buenas canciones por cuestión de tiempo: en cuatro días no puedes grabarlas todas.
(Josetxo). De todas maneras lo que hemos querido hacer era escoger las mas representativas de nuestro trabajo en estos años. Y así ha salido.

Por mi parte ninguna pega. La selección realizada para “Flock, Colibri, Oil” recoge nueve temas, repartidos entre la Welfare Recording Side y la War Against Smoke Side, y no tiene desperdicio. Resulta fantástico comprobar que el dúo compositor Zamarripa-Anitua mantiene intacta su capacidad para pergeñar canciones plenas de ímpetu con densas capas de guitarras psicodélicas arropando, de nuevo, melodías apasionantes.
“Creo que la línea de las canciones viene a ser bastante parecida a la del anterior LP, lo que cambia es la forma de entender la producción  El técnico de mesa ha sido Kid Pharaon, que nos ha entendido de una manera diferente a como lo hizo Jaime Gonzalo: el sonido es mucho mas directo, y las canciones se acercan mas a nuestra idea original”.

En septiembre aparecerá la versión compact, con algunos temas extras, pero creo que también va a pasar algo con esas canciones que no han entrado ni en el vinilo ni en el CD…
(Yon). Sí, también en septiembre saldrá una cinta que vamos a hacer nosotros, con un cuatro pistas y a nivel un poco casero. Creemos que hay una gran parte de Cancer Moon que es el feeling que se coge en la intimidad del hogar, es un feeling que no coges en el estudio; otro sonido que fabricas en casa con mucha tranquilidad, con muchas horas, y que en el estudio no tienes tiempo para sacarlo. Se podrá localizar a través del boletín de Munster, pero aun no hemos pensada la tirada que vamos a hacer, si sera grande o pequeña.

¿Cual es el significado de “Flock, Colibri, Oil”?
(Yon). Es precisamente el titulo de una de las canciones que van a salir en la cinta, un tema de hace tiempo que nos pareció interesante como titulo, pero su significado no va mas allá del literal, es una asociación de ideas.

Sin duda os gusta que la gente entienda los textos de vuestras canciones, en “Hunted By The Snake” incluiais las traducciones, ¿qué letra resaltaríais del nuevo disco?
(Yon). Yo destacaría “Indians”. Está pasada de un cuatro pistas y luego se añadió la voz en el estudio. Habla de los indios, de la gente y su medio natural. Y del gran problema: todo el mundo se mueve por el dinero y no vive de una manera natural; los indios si lo hacían hasta que llegó el hombre blanco y se lo cargó todo. En general nuestras letras siempre van sobre cosas que pasan a tu alrededor.

Cancer Moon siguen manteniéndose firmes en su idea de cantar en inglés —“a mí me gusta como suena el inglés, y puede que haya gente que no lo entienda, pero ¿qué es mas importante?… yo creo que estar contento con lo que haces”— y ese hecho facilitará una edición internacional ya concretada.
“El disco se va a editor en varios países, a través de sellos independientes saldrá en Estados Unidos, Australia, Francia, Italia, Grecia y Gran Bretaña. En el resto de Europa estará distribuido por Semaphore”.
Y remata Josetxo en tono sarcastico: “donde no sale es donde nos dijeron los de Polar que habian vendido tres copias: ¡en Singapur!”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.