Entrevista en Ruta 66 n.º 100 (noviembre 1994)

Ruta 66 n.º 100

Entrevista realizada por Ignacio Juliá, codirector del Ruta 66 junto a Jaime Gonzalo, para el numero 100 de dicha revista, publicado en Noviembre de 1994. La situacion en ese momento era que acababan de editar su ultimo LP y recientemente la cinta “TV tape”.

***

Quien anhele saber dónde se esconde toda esa perspectiva historica de la que carecen el noventa y nueve por ciento de nuestros mas bisoños grupos alternativos, aqui tiene una explicacion. Esta en manos de Cancer Moon, el elusivo grupo bilbaino. Por eso ”Moor Room” palpita con eso rara exuberancia sonora, y posee esa fascinante profundidad de campo sonora y conceptual, de la que adolecen lo mayoria de cachorros del actual rollo independiente. Mientras estos, en general y salvo honrosas excepciones, regurgitan una papilla mal asimilada y trufada de topicos, Jose Anitua y Yon Zamarripa irradian musica de alto riesgo creativo que se abre a otras dimensiones sensoriales, otros ambitos emocionales. Desde lo originalidad de quien ha digerido su cultura musical supeditandola a una inescapable, poderosa necesidad expresiva. Los niñatos del noise-pop patrio (y los inefables pitonisos de esa critica que se ha apuntado a la moda) alegaran que Cancer Moon llevan mas de una decada en perenne gestación, pues tanto Yon (ex Primitives, ex Raros) como Jose (ex Jugos De Otros) estan en activo desde mediados de los 80, pero hay algo en Cancer Moon a lo que muy pocos grupos pueden acceder: la continua e imprescindible progresion musical, y esa intransferible personalidad que desprenden lo extraña voz de Jose, las guitarras de otros mundos traidas o este por Yon. Esta evolucion, este carisma sonico, pueden rastrearse ya en su primer trabajo, “Hunted By The Snake” (Polar-89), tras el que estuvieron un año y medio parados por culpa de una discografica ignorante (si ganan un proximo juicio, quizas puedan reeditar esta interesante primera obra actualmente descatalogada). Recuperada su libertad, publicaron “Flock Colibri Oil” (Munster-92), elepe que, a pesar de una produccion menos elaborada que su antecesor, revolidaba su estatura como creadores de canciones inclasificables, letras inquietantemente autistas, pasajes musicales de una hirviente singularidad. Tras el esplendido “Moor Room”, sin duda uno de los más destacados discos de este año, su actual sello (el hasta lo fecha exquisito Radiation Records) prepara la edicion en CD de un material solo  disponible en cassette de edicion limitada. “TV Tape” atrapa a Concer Moon en pleno proceso
creativo y, en consecuencia, ofrece algunos claves más sobre el método de su productiva locura. En la siguiente conversacion se trata la trayectoria del grupo desde la actuolidad y desde una cierta reflexion sobre sus particularidades. Para profundizar en sus procelosos inicios, nada mejor que acudir al articulo publicado en RUTA 50.

– Estais por la progresion continua. Sin ella, ¿tendria sentido vuestra musica?

Jose – Nuestros discos, como casi todos los discos, son de canciones. Y, a medida que vas haciendo conciones, siempre vas evolucionando, vas haciendo cosas nuevas. De eso se trata: hacer cosas nuevas e intentar que lo que haces no tenga nada que ver con lo que hos hecho hosto ahora o, per lo menos, intentar crecer y cambiar. Poder coger de oqui y de alii, y llegar un poco mas lejos cada vez.

– La gente puede percibiros como grupo, cuando en realidad sois un duo. ¿Qué pasa con vuestros colaboradores? ¿Os los comeis? 

Yon – Un duo tambien es un grupo. Hemos tenido bastantes colaboradores, unos con mas suerte y otros con menos. Es lo que pasa siempre: tu buscas unas cosas, a veces las encuentras y a veces no, y a ellos les pasa lo mismo con respecto a nosotros. A veces ha sido por nuestra culpa y a veces por la suya.

-Jose – Ocurre que hay partes o conciones que las hacen bien, sin embargo, igual no llegan a otras cosas. Cuando estás mucho tiempo viendo que unos canciones funcionan y otras no, porque los colaboradores no dan más de sí, llega un momento en que tienes que tienes que cambair de gente. Poco a poco vas encontrando gente más afín, pero es dificil. El hecho de haber empezado nosotros dos solos hace que toda la gente que ha venido despues se haya encontrado con algo hecho en lo que igual podian meter baza o podian no meter baza. Y cuanto mas tiempo ha pasado más dificil se hace para ellos integrarse. Las cosas son asi y no les podemos dar la vuelta.

– Aparte de los contratiempos discograficos, tampoco os habeis prodigado como grupo. No pareceis muy prolificos.

Jose – Lo que hemos pretendido evitar es no quemarnos. Porque el hacer giras, carretera y manta, en malas condiciones, lo unico que te lleva es a quemarte. Tratamos de solir a tocar siempre en unas condiciones dignas y por eso vamos o nuestro propio ritmo, que pienso es el lógico. Creo que tiene que ser asi.

– En directo, vuestra musica adquiere otra dimension. Ofreceis un espectaculo mas creativo de lo normal: generais vuestra musica sobre el escenario, no os limitais a reproducirlo.

Yon – La improvisacion es super importante. Nosotros sabemos como funciona esto: te dicen a las cinco, llegas y hasta las siete no hay nadie, y despues hasta las nueve no se puede empezar a probar, y luego no pruebas. Entonces, generalmente, lo que hacemos es empezar con una cancion improvisada, cogemos un tono, que suele ser “re”, y empezamos a tocar. Cuando vemos que el tecnico ya va cogiendo el sonido, entonces comenzamos con nuestros temos, que han sido establecidos de antemano y que estan editados en discos o cintas. Damos bastante manga ancha a la improvisacion, queremos que la gente que trabaja con nosotros este abierta, este libre, no
este anquilosada, no tenga unas ideas prefijadas, porque eso solamente te lleva a repetirte.

– ¿Cual es vuestra opinion, con la ventaja del tiempo transcurrido, sobre vuestros dos primeros discos?

Yon – El primer album, para mi es un buen disco. En aquel momento tal vez no llego a lo que nosotros queriamos ofrecer, que era la maqueta realmente, pero ocurre que hay cosas que haces en casa que luego no puedes repetir en el estudio. Y luego siempre buscas cabezas de turco, culpables, en fin… Me parece ademas que la produccion fue bastante buena, y cualquiera que lo oiga puede pensar que hay por lo menos tres o cuatro temas realmente buenos.

Jose – El segundo fue una pequeña locura, de haber tenido dos semanas para hacer el primero posamos a cuatro dias para grabar y mezclar. El tecnico se llevaba Ias manos a la cabeza. Estuvimos a punto de parar la grabacion porque creiamos que no nos daba tiempo. Lo bueno de ese disco son las canciones, ellas han hecho que el disco sea bueno. El problema que tiene es que suena demasiado uniforme, y eso es por el poco tiempo que tuvimos.

– Siendo como sois artistas casi privados, ¿por que no grabar directamente en casa?

Yon – Yo en casa tengo poco material, un cuatro pistas, pero alli me veo mas identificado con lo que hago que en un estudio. Son las seis de lo mañana, no puedo dormir pero me apetece tocar. Es como un oasis en el desierto, y en ese momenta tienes mucha mas fuerza creativa que en un estudio.

Jose – Nos gustaria tener un estudio en casa, pero no tenemos dinero para eso. Poder grabar las cosas realmente cuando te solen, que es cuando estan frescos y pueden crecer.

Yon – Pare mi el estudio esta reñido con lo que es la improvisacion, la inspiracion. En “TV Tape” hay mas inspiración que en los discos, porque es mas libre, más directo, no tienes que pasar por decirle al tecnico lo que fiene que hacer. Te lo haces todo tu y puedes funcionar tranquilamente,
con un espiritu mucho más amplio, superior al del estudio.

– Como pioneros y en cierto modo inspiradores de la actual eclosion independiente, ¿que os parece toda esa abundancia y falsa euforia en el submundo alternativo?

Jose – Sonic Youth no aparecieron por generacion espontanea. Pero aqui la gente se limita a fofocopiar sin mas, o a inspirarse en ellos, cuando Sonic Youth vienen de mucho mas atras. Y como ellos, Dinosaur Jr., los Pixies o cuolquier otro grupo de referencia. A mi eso me parece peligroso, porque puede llegar a quitarle sentido a la musica. He visto conciertos que me han dado vergüenza ajena, como el ultimo de Sonic Youth en Madrid. Aquello parecíamos un patio de colegio lleno de adolescentes a los que les han dado fiesta que un concierto, porque la gente estaba mas por el stage-diving y por pasarse el globito que por el concierto, no tenían ninguna disposición de escucha. Y, para mi, Sonic Youth requieren escucha, concentración, y más últimamente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.