Artículo en Devórame (enero 1991)

Devórame

Artículo escrito por Sergio G. para el suplemento Devórame, de El Diario Vasco, en el número del viernes 18 de enero de 1991.

(gracias Rºber!)

***

LA ERA CAVERNOSA DEL ROCK VASCO.

Novedades entrelazadas las que está dando en estos últimos tiempos el sector más desbocado del rock vasco. Con los primeros grupos de la onda billy (Dinamita Pa Los Pollos, OK Korral, Refugiados, Covers…) reciclados, olvidados o triunfando por el lado comercial (que de todo hay) surge ahora una potentísima segunda generación. Se acabaron las veleidades rancheras y el tópico juego con los ambientes western esta segunda bocanada baja directamente al infierno de la distorsión, de lo psycho y del ruidismo. Dos novedades mayores ahora mismo son la aparición de Blue Tales, primer LP de los vizcaínos La Secta y de la compilación The Worst Around, con cuatro bandas vascas: Los Bichos, Cancer Moon, La Perrera y la propia Secta. Mientras tanto los más veteranos Lusty Men preparan maqueta y los navarros Bichos nada menos que un doble LP de estudio, aunque parece que después desaparecerían como grupo. Sergio Gepunto se ha oído esos dos nuevos discos.

Desde hace ya bastante tiempo los sonidos rockeros en Euskadi abarcan un buen abanico de estilos musicales. Por un lado, los rockers mas directos, callejeros y radicales. Por el otro, el pop mas blandengue y comercial. También existe la salsa (este año en stereo, con dos sonoras), tras la división de la Candela. Y nadie se olvida del heavy, trash, rap o el pop mas estilista y técnico. Todos juntos, en comandita en la línea del frente musical, pero sin revolverse innecesariamente.

La parte mas garagera, con más colorido en sus camisas, mas flequillos y una pasión desenfrenada por desbocar sus guitarras y recordar el espíritu de bandas históricas como los Doors, la Velvet, MC5 o los Stooges, ha contado, apoyada por el trabajo de salas especializadas, fanzines y discográficas como Munster o Romilar D, con un innegable apogeo en los últimos tiempos. Los nombres vendrían, en mayor o menor medida y con el inevitable olvido para la gran mayoría de ellos, con uniones sintácticas como Los Bichos (Iruña), La Perrera, Lusty Men (GI),
Los Clavos, La Secta, Cancer Moon (BI). Parte de ellos, han visto sus trabajos en la calle en los últimos días.

La Secta: Blue Tales
(LP, Munster Records)

El cuarteto de Santurtzi, nacido bajo la sombra de ser unos fanáticos del “movimiento”, algo demostrado en el trabajo de Gorka (voz) junto a Iñigo como media naranja del fanzine La Herencia de los Munster, vuelte a la carga tras su debut con un single producidos por Kid Pharaon.
Poco queda ya del caos de una primera maqueta grabada una nochevieja, y que llegaba a nuestras manos hará unos años. La Secta se ha convertido en un grupo serio y potente de la escena local. Nueve canciones de su puesta de largo, Blue Tales, así lo afirman. No es cuestión
de imagen, que además la tienen, como lo demuestran en las campestres y sicodélicas fotos del álbum, sino de sonido lúgubre, underground y sincero.
Hasta los estudios gabachos de Le Chalet se han ido los de Santurtzi para grabar estos Tales. Guitarras distorsionadas con lentitud, voz cavernosa, textos en inglés, la ayda de Kid Pharaon con un órgano en I Just Want To Be Myself, historias y climas oscuros (“Estoy perdido en mi habitación / empiezo a sentirlo / golpeando en el suelo / hay fuego en mi interior / escucha los sonidos / mi corazón llora / y rompiendo la mentira debo gritar!! Soy la bestia”)…
Estas pueden ser algunas de las claves para entender este buen disco. Esperemos que nos puedan visitar próximamente en vivo pues según nos cuentan debe ser el punto fuerte de esta banda.

Varios: The Worst Around
(LP, Romilar D)

Serias dudas se cernían sobre la publicación de este álbum. La mayoría de las bandas implicadas ya habían tirado la toalla sobre la posibilidad de que apareciesen plastificadas estas canciones que registraron en mayo del 90 en los estudios IZ, debido a los problemas que acarreaba la discográfica Romilar D, encargada de publicar el producto. A pesar de ello, y con los duendes del retraso de la edición sobre sus cabezas, cuatro bandas vascas han podido demostrar por qué siempre se alaba desde fuera la calidad y originalidad de estos lares.
Tanto Los Bichos como Cancer Moon, La Secta o La Perrera han facturado un gran álbum, que me temo calificaría de imprescindible para los amantes del género y para los que quieren iniciarse en unos sonidos que hasta hace bien poco apenas eran exportados desde Euskadi. La pasión guitarrera envuelta con guiños al pasado y un sonido de desbocada densidad tienen su turno de saltar a escena. La portada cuenta con las clásicas letras góticas y redoncheles de tintes sicodélicos con los que nos suele obsequiar Josetxo Ezponda, con anteriores colaboraciones en las carátulas de álbumes de Los Bichos, su grupo, Los Brujos o Tahúres Zurdos, y que también saben ambientar los contenidos del disco. Su afrodita particular y sus monstruos con aire semioriental, no ocultan, sin embargo, un gran error: sólo aparecen los títulos de los temas en el centro del disco. Ni en la contraportada ni en la hoja interior se pueden ver.

Lo que sí surge desde los primeros surcos es la intensidad. El Cruella Devil de los Moon es una buena prueba de ello. El cuarteto sabe superar ampliamente la versión aparecida en su LP, para que Jon Zamarripa se descuelgue con sensaciones bajo la ardorosa voz de Josetxo, un vocalista consumado. El ritmo, con la entrada de José (ahora también con El Desvan Del Macho) colaborando con Jesús Suinaga, cada vez más metido como ayudante de Kaki en IZ, ha ganado enteros adquiriendo ese cariz rockero que le faltaba al bajo de Baster, el virtuoso jazzero que colaboró en su primer disco. Fame Of Glory cierra su participación con ritmos más hipnóticos y cadencias más psicodélicas.

De La Secta poco más se puede añadir a lo narrado en la crítica contigua. Unicamente comentar que con Sick! consiguen uno de los momentos más brillantes del álbum. Suenan con solidez, empaste y potencia y, si no ocurre nada raro, se les presenta un buen futuro por delente para lo
cerrado, casi elitista, que suele ser el circuito por el que se mueven estos grupos, no por deseo de ellos precisamente. Life Pain es el otro tema que incluyen en el álbum.

La Perrera ya aprecían por estas páginas para acercarnos su single de presentación con Basati y su participación en el recopilatorio que editó el fanzine Subterfuge. Sus composiciones son el lado mas salvaje, más agresivo y caótico del “The Worst Around”. Un tema en inglés, versión para mas señas del Kick Out The Jam, y otro en castellano, de factura propia, el No me importa nada. Eso sí, mejor sonido que en los singles.

Los Bichos son el grupo que falta para completar esta brigada de rock con raíces. Con Josetxo Esponda al frente, ¡cómo no!, nos adelantan sabores que pueden aparecer en su próximo doble LP de estudio que ya están preparando las huestes del sello navarro Oihuka. Su investigación guitarrera, la cultura musical adquirida entre su colección de miles de discos y la fuerza  interpretativa y compositiva de Josetxo, vuelven a colocar a los Bichos como unos de los grupos más arriesgados, difíciles, densos y originales del panorama vasco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.